¿Realmente merece realizar cursos de formación?

Estamos en un momento de muchos cambios, años atrás una vez finalizados los estudios académicos, accedíamos a un puesto de trabajo y manteníamos una estabilidad durante cierto tiempo. Pero las cosas ya no son así, los requisitos de acceso al mercado laboral, cualificaciones emergentes, avances tecnológicos, la necesidad de cada día dar un paso más en los negocios y ser más competitivos, por lo que se precisa de trabajadores y trabajadoras que se mantengan a este nivel de desarrollo.

A esto se suma la pérdida de puestos de trabajo en los que un nivel de formación más o menos alto no es suficiente. Nos encontramos gran cantidad de personas que necesitan dar un cambio en su formación profesional o de lo contrario quedarán en un limbo laboral durante muchos años.

Por lo que urge que haya un cambio de mentalidad, que nos animemos a dar el paso y presentarnos a las ofertas de empleo con posibilidades de optar a un buen empleo. Por supuesto esto solo es posible si tenemos los requisitos indispensables de las ofertas que nos llegan y esta posibilidad solo la tendremos si nos formamos, si nos capacitamos y obtenemos los conocimientos necesarios. No importa la edad, mientras estemos preparados tenemos una opción. No importa que ya tengamos ciertos estudios, si lo que tenemos no tiene empleabilidad, nos podemos reciclar y optar por prepararnos en algo que mejore nuestras posibilidades de inserción laboral.

En estos tiempos, somos nosotros los que tenemos que adaptarnos a las necesidades del mercado y formarnos acorde a ellas. Quizás no sea 100% de garantía de que logremos nuestro objetivo, pero si aumentaremos significativamente la posibilidad de que suceda y si no, nos queda la satisfacción del esfuerzo y de que lo dimos todo por intentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *